lunes, 12 de mayo de 2014

Cuento “La Tortuga”.


“Si crees totalmente en ti mismo, no habrá nada que este fuera de tus posibilidades…” Wayne Dye
Hace varios días ando leyendo cuentos infantiles, porque siempre dan enseñanza en valores y dejan profundo aprendizajes de vida, y por casualidad encontré este cuento escrito por Gladys Gutiérrez Fernández, poeta chilena, llamado “La tortuga”.
“Había una tortuga que vivía encontrándose defectos. Cada vez que se reunía con los animales del bosque ella se comparaba y, de inmediato se encontraba un defecto.
Un buen día don Saltamontes se paró sobre su caparazón y comenzó a escuchar los pensamientos de la tortuga. Después de escuchar sus pensamientos, corrió y corrió, entre saltos y saltos, llegó donde el Rey de los Animales. Estaba muy preocupado por la tortuga porque la veía muy afligida.
Consultó con el Rey para buscar una solución acerca de cómo  cambiar de actitud de la tortuga, fue así que el Rey mandó una invitación, para una reunión a todos los animales del bosque para tratar un tema muy “importante.”
El día de la reunión el Rey  les dio la bienvenida a todos los asistentes. Comenzó diciendo: Sabemos que todos los animales del bosque tenemos distintas formas de vida, costumbres, aptitudes y potencialidades. Luego agregó: Hay una hermana que no se siente bien consigo misma.
Cuando llego la tortuga se le notaba su desagrado.
¡Hola querida tortuga! Le dice el Rey del bosque.
¿Cómo te sientes?
Al hacerle esta pregunta ella comenzó a mencionar todos sus defectos y  limitaciones.
El rey del bosque agrego:
Cada animal en el bosque tiene una cualidad, una costumbre, una forma de vida, aptitudes y actitudes. Nuestra amiga Tortuga tiene un  caparazón, que le permite  protegerse de las lluvias, de los derrumbes, puede dormir tranquilamente sin que nadie la moleste. Ella saca la maleza, los bichos que son dañinos a nuestros cuerpos y además, con su caminar nos hace ver que no debemos ir corriendo por la vida porque siempre hay un momento para correr, un momento para caminar y otro y muchos otros momentos para hacer mil cosas.
Entonces, en vista de todas las virtudes que el Rey del bosque estaba reconociendo de la Tortuga, acordaron a coro llamarla Tortuga Virtuosa. Fue así que la  tortuga aprendió una hermosa lección…”
A través de este cuento podemos aprender lo siguiente:

  • Cuántos de nosotros no valoramos nuestras potencialidades, actitudes, aptitudes y valores, que nos hacen únicos y diferente a los demás.
  • A veces nos comparamos o deseamos ser como determinadas personas, pero el tesoro por descubrir esta dentro  de ti, tienes miles de fortalezas que hacen de ti una persona valiosa e irrepetible.
  • Cada persona posee sus potencialidades y aptitudes, lo importante es saber cuáles son las tuyas. La tortuga descubrió cuales eran sus funciones en el bosque, y lo importante que eran para los demás animales,  por lo tanto cada persona tiene sus “potencialidades” que debe de descubrir.
  •  El primero que debe creer en sus potencialidades eres tú… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario